RASCAFRÍA

  • por

RASCAFRÍA

Audio en español

Este pueblo del valle de Lozoya conserva una arquitectura popular propia de la sierra de Guadarrama, y dentro de su término municipal se halla el Parque Natural de Peñalara y el Arboreto Giner de los Ríos.

Entre algunos de sus monumentos destaca el Monasterio de El Paular, uno de los más importantes de la zona norte de la Comunidad de Madrid.

El origen del pueblo se remonta a la Edad Media y se encuentra ligado a la repoblación de la Sierra llevada a cabo por pobladores segovianos.

En el siglo XIV se fundó la Cartuja de El Paular, al pie del macizo de Peñalara, entre bosques de pinos y robles. Antiguos palacios y pabellones de caza de Juan I, así como las tierras que los rodeaban y distintas Rentas fueron donados a la Orden Cartuja.

Se tienen muy pocos datos del municipio en los siglos XVI y XVII. Los únicos edificios singulares conservados de esta época son la Iglesia Parroquial de San Andrés y La Casona, complejo residencial con huerta y jardín.

En el siglo XVIII (1751) Rascafría estaba habitada por 206 vecinos. Su economía estaba centrada en la ganadería, y también en algunos cultivos de regadío, frutales y algo de trigo, centeno y lino. La villa poseía dos molinos harineros, una taberna, una carnicería, un mesón y un hospital para transeúntes.

Tras la reestructuración provincial realizada en 1833, Rascafría pasó a formar parte de la provincia de Madrid.