TEMPLO DE LA SAGRADA FAMILIA – BARCELONA

  • por

TEMPLO DE LA SAGRADA FAMILIA

El Templo Expiatorio de la Sagrada Familia, conocido simplemente como la Sagrada Familia, es una basílica católica de Barcelona. La Sagrada Familia es el icono indiscutible de Barcelona y la obra maestra de Antoni Gaudí. Se trata del monumento más visitado de la ciudad. Reconocible desde lejos por sus torres que se elevan hacia el cielo, cuenta con dos fachadas exteriores que impactan al visitante. Sin embargo, es en su interior donde se refleja la genialidad de Gaudí. 

La construcción del templo de la Sagrada Familia, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, se inició en 1882 y todavía hoy no ha finalizado. Gaudí, consciente de que no terminaría su obra, dejó los planos a sus sucesores. 

La Sagrada Familia tiene planta de cruz latina, de cinco naves centrales y transepto de tres naves, y ábside con siete capillas. Ostenta tres fachadas dedicadas al Nacimiento, Pasión y Gloria de Jesús y, cuando esté concluida, tendrá 18 torres: cuatro en cada portal haciendo un total de doce por los apóstoles, cuatro sobre el crucero invocando a los evangelistas, una sobre el ábside dedicada a la Virgen y la torre-cimborio central en honor a Jesús, que alcanzará los 172,5 metros de altura. El templo dispondrá de dos sacristías junto al ábside, y de tres grandes capillas: la de la Asunción en el ábside y las del Bautismo y la Penitencia junto a la fachada principal; asimismo, estará rodeado de un claustro pensado para las procesiones y para aislar el templo del exterior. Gaudí aplicó a la Sagrada Familia un alto contenido simbólico, tanto en arquitectura como en escultura, dedicando a cada parte del templo un significado religioso.